Noticias

Junio 8 Posicionamiento respecto al tema: "Aumento de Feminicidios en México"

Aumento de Feminicidios
en el Estado de Chihuahua


La violencia ejercida contra niñas y mujeres en México, y especialmente en Ciudad Juárez, es un problema que ha trascendido administraciones gubernamentales y cuya magnitud resulta alarmante.

En el caso concreto de Ciudad Juárez, la estrecha relación entre violencia y discriminación contra las mujeres queda plasmada de manera contundente a lo largo de los años.

Este hecho, aunado a la difícil situación que se vive cerca de la frontera, a la maquila, al comercio y tráfico ilegal de personas y estupefacientes, entre otros factores, ha contribuido (hasta la fecha) a crear un clima de inseguridad e impunidad; fenómenos que se han visto cobijados gracias a una legislación local que ha avanzado muy lentamente en cuestión de género y a la insensibilidad de algunas instituciones.

Si bien, en los últimos años, el número de mujeres asesinadas en Ciudad Juárez ha disminuido y de no registrar asesinatos de mujeres por razones de género en el primer cuatrimestre de 2017, para el mismo periodo de este año el número de tan lamentables hechos creció.

En Chihuahua, entre enero y abril de 2017 no se presentó ningún caso de feminicidio, para el mismo periodo de 2018, dichas cifras se dispararon a 16, esto, de acuerdo con el reporte Incidencia Delictiva Estatal, del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

A nivel nacional, los crímenes de odio contra mujeres también aumentaron al pasar de 216 en el primer tercio de 2017 a 242 entre enero y abril de este año.

El aumento de feminicidios es notable en los Estados de Nuevo León, Guerrero, Chihuahua, Ciudad de México, Jalisco, Chiapas, San Luis Potosí, Zacatecas, Tabasco, Guanajuato, Colima, Tamaulipas, Nayarit, Quintana Roo, Aguascalientes y Tlaxcala.

Sólo en Michoacán, Baja California, Baja California Sur y Querétaro, los feminicidios se mantuvieron en la misma cifra ambos cuatrimestres.

Y en Baja California Sur, Campeche y Querétaro no se iniciaron indagatorias por este delito.

En los últimos tres años se han declarado 13 alertas de género que implican a 88 municipios de todo el territorio nacional.

Los datos duros nos muestran que las deficiencias en el sistema de impartición de justicia persisten, ya que el problema de la violencia contra las mujeres se sigue subsumiendo al ámbito de la violencia intrafamiliar, lo cual permite que muchos casos permanezcan en la impunidad al ser considerados parte del ámbito de lo privado.

La persistencia de ciertos estándares morales dentro de una sociedad patriarcal y misógina contribuye sin duda alguna a que la debida diligencia y el acceso a la justicia para las mujeres y sus familias no se alcancen plenamente, perpetuando con ello la impunidad y acrecentando la falta de credibilidad de las instituciones del Estado mexicano.

La mayoría de las acciones realizadas por el Gobierno en materia de la no violencia contra la mujer; se han centrado en los rubros de prevención capacitación a funcionarios, que forman parte del aparato gubernamental. Sin embargo, queda mucho por hacer.

La fracción parlamentaria de morena, en este Congreso, referimos que resulta imperioso hacer un análisis sobre la forma en la que los recursos económicos son distribuidos y ejercidos por todas las instancias gubernamentales que atienden los casos de desaparición y asesinato de mujeres en Chihuahua.

Es esencial contar con herramientas que permitan continuar y perfeccionar la labor que, hasta el momento, se ha realizado especialmente en Cd. Juárez, dada la evidente distancia que existe entre los compromisos contraídos por el país en materia de derechos humanos y el cumplimiento de los mismos, para el pleno goce y ejercicio de los derechos de las mujeres.

Como se ha señalado en diversas ocasiones, la violencia contra las mujeres y su máxima manifestación: el feminicidio, es un ejemplo más de la ruptura del Estado, el cual no ha sido capaz de garantizar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, reconocido en instrumentos regionales de derechos humanos tales como la «Convención de Belém do Pará».

En un esfuerzo más de trabajo conjunto, atención y acercamiento con los familiares de las víctimas y la sociedad, en nuestro papel de representantes populares, debemos buscar nuevas y mejores soluciones de éste cáncer que lacera a nuestro Estado.

Bajo este tenor, hacemos también, un llamado a las autoridades de procuración e impartición de justicia para que se esclarezcan, en breve, cada una de las líneas de investigación de hechos de feminicidios y desapariciones ocurridos en nuestra entidad, en pro de buscar la justicia que tanto añoramos en nuestros días, para todas las mujeres chihuahuenses.