Noticias

Julio 31 Posicionamiento de la diputada Marisela Terrazas en relación a la despenalizacion del aborto




H. DIPUTACIÓN PERMANENTE.
P R E S E N T E.-
La suscrita Diputada MARISELA TERRAZAS MUÑOZ, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, miembro de la Sexagésima Sexta Legislatura; en uso de la facultad que me confiere el artículo 40, fracción III, inciso a) de la Ley Orgánica del Poder Legislativo, comparezco ante esta Honorable Diputación Permanente a presentar el posicionamiento respecto a la decisión tomada el día 29 de julio del presente año por parte de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en relación con la despenalización del aborto.
Posicionamiento.
Con su permiso diputado Presidente.
Hace unos días, La Primera Sala Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) tomó una decisión sumamente importante para el país. Se desechó el proyecto del ministro Juan Luis González Alcántara Carrancá que proponía amparar a diversas organizaciones sociales, en contra de la presunta omisión legislativa sobre la interrupción legal del embarazo en Veracruz y esto concluye en la decisión de salvar las dos vidas.
Las asociaciones que promovieron el amparo no reclamaban en el fondo una omisión legislativa, sino la supuesta discriminación que existiría por no incluirse en la ley actual las causales para la práctica del aborto en estadios tempranos.
La mayoría de los ministros de esta sala señalaron que no existe en la constitución federal ni en los convenios internacionales firmados por México una obligación para los congresos estatales legisle sobre este tema en determinado sentido.
Para quienes defendemos la vida de los no nacidos y por supuesto una vida digna para las mujeres es un triunfo, pues reconoce el derecho a la vida como esencial e irrevocable. Que debe ser respetado, garantizado y protegido por el Estado. La vida se contempla como una condición necesaria que, sin ella, no habría la existencia ni el disfrute de los demás derechos. El derecho a la vida pertenece, de manera primordial, al propio ser humano y debe ser reconocido no solamente en el nacimiento de un ser humano, sino desde el momento de la concepción.
No estamos hablando del cuerpo del hombre ni tampoco de la mujer, sino que es una nueva vida que irá desarrollando su propio cuerpo hasta llegar a su plenitud, el cual, no se le puede ni se debe de tratar como cosa u objeto que, sino que debe de tratársele como un nuevo ser perteneciente a la especie humana que merece todo el respeto y consideración de cualesquier autoridad que se precie de ser justa, pues si se interrumpe su proceso de desarrollo o embarazo, esto equivale a privarlo de la vida, asesinar o matar al producto desde la concepción.
En el aborto, además del crimen en contra de una vida; la mujer también es perjudicada al padecer directamente las consecuencias físicas y psicológicas, pues el aborto destruye la vida del niño y la conciencia de la madre. En esta batalla compartimos la lucha por una vida digna para todas las mujeres, que ninguna sea violentada. Pero es ahí donde debe distinguirse que la justicia y el castigo debe recaer en quienes ejercen esa violencia. Que las leyes protejan a los vulnerados pero que jamas den el poder de decidir quién tiene el derecho a vivir.
Entendemos y compartimos la lucha por los derechos humanos de hombres y mujeres, del derecho a una vida digna y de la obligación de una maternidad y paternidad responsable. Sin embargo, matar a un indefenso nunca será la solución. Sigamos sin cansarnos en la búsqueda de una patria ordenada y generosa para todo quienes quien la habitamos.
Como representante del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, nos congratulamos con la decisión tomada por la mayoría de los ministros de la Primera Sala. Les agradecemos que haya prevalecido una visión jurídica por el bien de las personas más vulnerables, las personas que más necesitan la protección de la vida, pues constituye un valor supremo cuya titularidad corresponde a todos los individuos de la especie humana.
ATENTAMENTE

DIP. MARISELA TERRAZAS MUÑOZ